TDAH

Causas, diagnóstico y tratamiento

Las dificultades de atención son uno de los motivos de consulta más frecuentes en edad infantil y juvenil. El TDAH, o trastorno por déficit de atención e hiperactividad, es el más representativo que comprende dichas dificultades. Se trata de un trastorno neurobiológico complejo que comienza en la infancia y se caracteriza por dificultades de atención, que pueden acompañarse de hiperactividad e impulsividad. El TDAH tiene un impacto negativo y constante en el rendimiento académico (y laboral, en el caso del adulto) y/o en el funcionamiento social de la persona.

El TDAH tiene tres subtipos, en función del tipo de síntomas de la persona:


  • El tipo inatento (déficit de atención con escaso o nula hiperactividad/impulsividad; 56% de los casos)

  • El tipo hiperactivo/impulsivo (hiperactividad e impulsividad, con escasa o nula alteración de la atención; 8% de los casos)

  • El tipo combinado (se dan, de manera conjunta, el déficit de atención y la hiperactividad/impulsividad; 36% de los casos)

¿Por qué aparece el TDAH? ¿Es muy frecuente?

El TDAH es consecuencia de la interacción entre factores genéticos y factores ambientales, estando asociado aproximadamente, el 70% a variables genéticas y el 30% a ambientales (educación, entorno socioeconómico, etc). Es la interacción de la genética y el ambiente la que determina cuáles serán los síntomas y gravedad de los mismos en la persona con TDAH.

El TDAH es uno de los trastornos infantiles más frecuentes. Estudios realizados en España estiman que el 6,8% de los niños de nuestro país cumpliría los criterios diagnóstico de TDAH (Catalá-López F; 2012).

¿Qué causa el TDAH? ¿Se dá de manera aislada?

El TDAH es un trastorno cuya causa es fundamentalmente neurobiológica y cuyas consecuencias son cognitivas y conductuales (déficit de atención, hiperactividad, impulsividad). Por causa neurobiológica se entiende una alteración en la biología del sistema nervioso, que afecta al funcionamiento de las neuronas.

En el TDAH, esta alteración neurobiológica tiene un mayor impacto en el lóbulo frontal del cerebro. El lóbulo frontal es una región muy estudiada, que está implicada en procesos como el control inhibitorio (control de impulsos), memoria de trabajo (retención y manipulación de información durante periodos cortos de tiempo) y flexibilidad cognitiva (permite mantener o cambiar con éxito la atención en función de las demandas).

Si quieres saber más sobre cómo funciona el cerebro para entender mejor qué es el TDAH, te invitamos a leer el artículo de divulgación "Funcionamiento cerebral".

El TDAH suele presentarse junto con otras dificultades o trastornos comórbidos, por ejemplo, trastornos del comportamiento (como el trastorno negativista-desafiante), trastornos de ansiedad y otros trastornos del neurodesarrollo (autismo, motores y del aprendizaje, como dislexia, discalculia o disgrafía). Es por ello fundamental, realizar un estudio en profundidad con el objetivo de establecer correctamente todas las variables. Cuando el TDAH presenta comorbilidad, la evolución es más compleja y la respuesta al tratamiento tiende a ser menor. En determinados casos, algunos de los trastornos señalados (generalmente del comportamiento y/o del aprendizaje) podrían ser consecuencia del TDAH no tratado; por ello es importante detectarlo e intervenir lo antes posible.

¿Cuándo preocuparnos?

Algunos síntomas están presentes desde edades muy tempranas (antes de los 3 años), como pueden ser la irritabilidad o el movimiento excesivo. Las dificultades en la atención se hacen más evidentes en la etapa escolar, entre otras razones, porque es entonces cuando el cerebro está preparado para ejecutar procesos atencionales con eficacia, sumado a un ambiente, el escolar, cognitivamente más exigente. Así el diagnóstico definitivo suele llegar a partir de los 6 años. Sin embargo, la presencia de síntomas tempranos sí pueden detectarse y tratarse de manera preventiva a edades menores.

Algunos síntomas característicos pueden incluir algunos de los comportamientos indicados a continuación; sin embargo, dichos síntomas deben ser frecuentes y deben impedir el normal funcionamiento social y/o académico-laboral de la persona.


  • Dificultad para organizar las tareas

  • Hablan y se comportan con impulsividad

  • Se distraen con facilidad

  • Tienen conductas inapropiadas, infantiles o inmaduras, para su edad

  • Interrumpen y se entrometen a menudo

  • Se pueden mostrar agresivos

  • Dificultades a la hora de aceptar reglas o normas

  • Pérdida u olvido frecuente de útiles necesarios

  • Dificultad para permanecer sentados

  • Movimientos frecuentes de pies y manos

  • Dificultad en la gestión emocional

¿Cómo se diagnostica el TDAH? ¿Qué pruebas existen?

Es muy importante detectar el problema lo antes posible y realizar un diagnóstico certero, con el fin de establecer un tratamiento acorde que ayude a superar o controlar los síntomas.

El diagnóstico del TDAH es complejo. Teniendo en cuenta su origen (genética y ambiente), causas (neurobiológicas) y consecuencias (cognitivas y conductuales), un diagnóstico preciso debe incluir todos los aspectos que rodean la esfera biopsicosocial:


  • Exploración física, para descartar otras causas que podrían tener síntomas relacionados

  • Elaboración y estudio profundo de la historia clínica (entrevista con familiares, información del contexto educativo y social, estudio de antecedentes, estudio del desarrollo y evolución del caso, etc).

  • Administración de escalas específicas para evaluar el TDAH

  • Evaluación neuropsicológica de la atención

  • Evaluación neuropsicológica de las funciones ejecutivas (dichas funciones están relacionadas con el funcionamiento del lóbulo frontal)

  • Evaluación psicológica de la inteligencia (algunos síntomas podrían estar relacionados con una baja o alta capacidad cognitiva general, que conviene explorar)

  • Estudio de la presencia de otros trastornos comórbidos

  • Adicionalmente, existen pruebas neurométricas que pueden aportar todavía más información sobre el funcionamiento cerebral de la persona y del lóbulo frontal y su sistema atencional. Si quieres saber más sobre este tipo de pruebas de vanguardia y su utilidad en TDAH, accede a la sección "Neurometría" o lee nuestro artículo científico "Utilidad del qEEG en el diagnóstico y seguimiento del paciente con TDAH", publicado en Revista de Neurología.

En Conecta Clínica, garantizamos el estudio completo de caso, en todas las áreas señaladas.

Uno de los parámetros estudiados en neurometría en el contexto del TDAH es el ratio theta/beta, uno de los marcadores biológicos asociados al déficit de atención. Más información en "Neurometría" y "Publicaciones científicas"

¿Cómo se trata el TDAH?

Los tratamientos más empleados para el TDAH incluyen terapias no farmacológicas y farmacológicas. De manera general, para los casos de TDAH leves, se recomienda tratamiento no farmacológico. En los casos de TDAH moderado y grave, se recomienda intervención multimodal, donde se combinan tratamientos farmacológicos y no farmacológicos.

  • TRATAMIENTO NO-FARMACOLÓGICO

Terapia cognitivo-conductual, entrenamiento en habilidades sociales e intervención familiar y educativa para padres, madres y cuidadores.

En función del tipo de intervención, esta es realizada por profesionales de la salud como psicólogos, neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales y logopedas, y profesionales del ámbito educativo como maestros especialistas en pedagogía terapéutica.

  • TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Los fármacos para el tratamiento del TDAH son prescritos por el médico, generalmente un especialista en pediatría, neurología o psiquiatría, e incluyen medicamentos clasificados como estimulantes o no estimulantes, en función del caso estudiado.

Los fármacos para el TDAH tienen un alto grado de seguridad y sus efectos secundarios son muy infrecuentes. En el caso improbable de detectarse efectos no deseados, el médico modificará el fármaco, bien la dosis, bien el tipo de medicamento, para controlarlos.

En Conecta Clínica podemos ayudarte

Contamos con la evaluación más exhaustiva y completa disponible y un equipo multidisciplinar único para ofrecerte un tratamiento personalizado, adaptado a cada caso.

Contacta con nosotros sin compromiso