Adultos

18-65 años

En una primera fase, los adultos jóvenes se enfrentan al reto de alcanzar la estabilidad y autonomía que les permita desarrollar su vida adulta. Esta segunda fase, se caracteriza por responsabilidades vitales y nuevos contextos laborales y sociales a afrontar. Los problemas asociados, físicos, mentales y emocionales, pueden afectar al desarrollo de esta larga etapa: nuestro equipo está preparado para ayudarte a superarla.